domingo, 23 de octubre de 2011

FIN DE ETA Y DE GADAFI


No doy abasto.

Hacía bastante tiempo que no escribía (sobre todo después de estar acostumbrado a escribir una entrada por semana), pero me he visto obligado a volver a hacerlo dadas las circunstancias que han sucedido en los últimos días.

Comenzaré comentando la muerte de Gadafi, y lo haré siendo sincero: me alegro. Me alegro no de que haya muerto, sino de que lo hayan matado. Me alegro porque Muamar era un tío completamente majara, un peligro para el mundo. Sé que hay que hacer las cosas por la vía legal, es decir, detenerlo, llevarlo a La Haya, juzgarlo... etc., pero en este caso concreto comprendo perfectamente la acción que han llevado a cabo los libios, comprendo perfectamente que lo hayan matado de mala manera, pues no se merecía otra cosa ese despreciable engendro de ser humano. No suelo insultar pero ese hombre me supera (bueno, superaba).


En cuanto a ETA, qué decir.
Que haya abandonado definitivamente la violencia es un gran triunfo, aunque a mí me hubiera gustado que hubieran dicho directamente que se disolvían, la verdad.

Seguro que ahora mismo los vascos están teniendo la misma sensación que tuve yo cuando me enteré de que Camps había dimitido: una nueva era de libertad y tolerancia se abre.

Yo ahora de lo que tengo ganas es de volver a Euskadi, plantarme en medio de la plaza de la Virgen Blanca de Vitoria-Gasteiz y gritar que voto al PP (aunque sea mentira). Si nadie me insulta o me pega un tiro, podré decir que vivo en democracia.

Saludos y zorionak a todos. También a los magrebíes.

lunes, 3 de octubre de 2011

ALERTA: RITA BARBERÁ ESTÁ ADELGAZANDO



Estos días he visto imágenes de la charraeta que el PP ha dado en el Palau de les Arts de València, un coloquio (llámese coloquio, llámese queremossalirenlosinformativos) que ha tenido lugar debido a la exigencia de la alcaldesa Rita Barberá de más cariño por parte de Mariano Rajoy y la dirección nacional del partido.

Y me he fijado justamente en la apariencia de La Caudilla, pues la he visto como más... como un poco menos... Ché, me resulta tan increíble que me cuesta decirlo, pero a mí personalmente me ha parecido que ha adelgazado.
No adelgazado de haber perdido 10 kilos, sino de 2 kilos o por ahí, algo muy importante tratándose de nuestra Führerin.

En la foto que he puesto no se aprecia bien, pero se la ve más enjuta, más vieja. Supongo que el adelgazamiento se debe a la progresiva proximidad del final de la vida, y se está apasizando cada vez más.

Todos sabemos cuáles son los Símbolos Ritistas: el traje rojo, el collar de perlas, la blusa blanca, el maxicardado, y el que siempre nos pasa desapercibido por lo obvio que es: el sobrepeso. Rita gana siempre las elecciones por la suma de todos estos factores, incluido el sobrepeso que padece. Si pierde ese pilar, podría perder la alcaldía. De hecho, en las últimas elecciones ya perdió un concejal, lo que podría ser un presagio de que su declive ha comenzado ya.

Por eso desde aquí mando una señal de alerta, pues si Rita desaparece de nuestras vidas, la València que hoy conocemos (la del pseudolujo, la de la America´s Cup, la del circuito, la de los barrios ignorados, la de las cucarachas, la filofascista...) desaparecerá para siempre.

Así que ante la inminencia de la caída de Rita, os invito a los no valencianos a visitar cuanto antes nuestra ciudad, pues al igual que se dice que Cuba hay que visitarla mientras Fidel esté vivo, València hay que visitarla mientras esté regida por Rita.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...